Nº 118 – Divide y Reinaras

818

Quienes queremos creer en que las historias con final feliz existen, seguramente hoy nos damos cuenta que esto sólo ocurre en las películas.

Recuerdo cuando todos enfervorizados salimos a las calles o pendientes seguíamos la noticia a través de los medios de comunicación, la ascensión al poder del entonces llamado “outsider” de la política, Don Fernando Lugo.

Venia, luego de 60 años de presencia en el poder de un partido tradicional, el cual fue conducido a un callejón sin salida producto de una conducción errada, y al cual finalmente se le cayó la estantería.

De pronto, hoy, en la actualidad, a un año de la finalización del mandato de Lugo, muchos de los que en ese entonces festejamos su ascensión, hoy festejamos su término.
A lo largo de estos años hemos sido testigos de hechos singulares que alguien jamás se hubiera atrevido a vaticinar.

Hasta hoy me sigo preguntando si alguien uso el pretexto del cambio anhelado y eligió a la izquierda como opción de gobierno. Estoy seguro que la respuesta es, NO. Sin embargo se instalaron en el poder.

La pregunta es COMO?

Sencillamente, a través del reparto de zoquetes y la consecuente división de quienes si tenían la responsabilidad mayoritaria de gobernar.

Y hoy luego de haber concretado durante estos años su política de Divide y Reinaras, aún sigue germinando la semilla plantada.

Paraguay es mayoritariamente rico, es mayorista en gente positiva. En gente que trabaja. En gente que realmente quiere un cambio y no usa la frase como slogan de campaña.

Sin embargo permitimos que nos usen. Permitimos que al estilo eclesial del cual proviene este señor tire migajas y con las cuales hay que contentarse.

Ojo!!! la mayoría de los que creen en un Paraguay Diferente pueden; si quieren, hacer bien las cosas. No dejemos ni permitamos que unos cuantos “trasnochados” sigan haciendo práctica con la frase bíblica.

El Director