Arquitecto Edgar Salum, un referente que comenzó haciendo marrullas

11

El profesional habla sobre su vida particular, sus primeros pasos en el rubro y a qué apuntan desde la compañía. También dio un mensaje a los más jóvenes.

El arquitecto Edgar Salum, nació en Paris Francia, hace 55 años, tiempo en que su padre, Antonio Salum, se desempeñaba como embajador paraguayo en dicho país del viejo continente. Al cumplir un año, su progenitor fue trasladado a Alemania donde vivió hasta los 5 años, para posteriormente venir a Paraguay y forjar una trayectoria admirable.

Su formación en materia educativa, lo hizo en el Colegio Goethe, un colegio alemán. “La decisión por seguir arquitectura lo tomé en los últimos años del colegio, como creo que es normal. En ese tiempo no teníamos tantas opciones, fue una experiencia que me tocó cuando mis padres mandaron construir nuestra casa y era justo el último año del colegio. Acompañé mucho a ver el proceso de construcción de la empresa constructora que había contratado mi padre, fue ahí que tomé la decisión, me metí al cursillo de la UNA y tomé la carrera”, contó Salum.

Resaltó que en su familia nadie había sido constructor, su padre fue abogado, mientras que su hermano también siguió la misma carrera que su padre. Su abuelo a su vez, era comerciante.

Mencionó que ingresó a facultad de Arquitectura, y cuando estaba en etapa de formación empezó a trabajar. “Me salió obras en el interior del país lo que ahora es Vaquería, departamento de Caaguazú, terminé mi carrera en el año 1989. Entre el 1990 y 1991, entregué mi tesis”, rememoró.

En ese mismo año, en el 1991, fue que crearon Salum & Wenz SRL, compañía ahora es una SA, junto con el ingeniero Carlos Wenz, quien fue fuera su compañero de colegio.

 “Carlos quien ahora es mi socio también se acababa de recibir en la UCA y yo en la UNA. Fue entonces que nos juntamos éramos jóvenes, era una época muy complicada a nivel local, acabábamos de salir de la dictadura, todo era nuevo. También acabó el auge de las hidroeléctricas, no había una situación económica muy favorable, muchos bancos y financieras quebraron en ese entonces, empezamos hacer murallas como se dice. Fuimos creciendo y hoy ya los conforman unas 57 personas fijas”, resaltó Edgar Salum.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos en el ámbito laboral?

Mis primeros pasos en lo laboral lo hice con el arquitecto José Luis Cubells. Después comencé algunos trabajos ya con mi esposa con quien estoy casado hace 25 años y con quien tengo 4 hijos. Ella también es arquitecta. Recuerdo que nos salen unos trabajos donde están familiares cerca del campo. Nos reciben mi suegro con una fiesta alemana, ellos necesitaban que se les construyan varias cosas, hasta silo construimos. Llevar funcionarios y materiales en el año 1991, en la localidad de Raúl Arsenio Oviedo, era toda una aventura.

 En ese mismo año, en 1991 tuve mi primera experiencia como desarrollador inmobiliario, porque tenía un lote en San Bernardino, y construimos una casa con el arquitecto Osvaldo Gulino, quien hasta hora es mi socio y lo pusimos a la venta. Y es ahora que la venta inmobiliaria es una parte del portafolio de productos que ofrecemos. Yo recién me di cuenta en el año 2014 cuando entramos en el sector inmobiliario, o sea que por lo visto ya estábamos predestinados a entrar en esta área y a medida que nos fuimos consolidando empezamos a tener mejores oportunidades

¿A qué apuntan como empresa?

Ya con el paso de los años y con mucho sacrificio conseguimos consolidarnos como empresa,

la compañía fue ganando renombre y posicionarse como constructoras y desarrolladoras. En lo que respecta al futuro de la empresa, el objetivo es que siga creciendo y que genere más fuente de trabajo, que es algo que el país necesita, trabajo para digno para los compatriotas.

¿Actualmente en qué está enfocado dentro de la compañía?

Tanto yo, como el ingeniero Carlos Wenz, estamos más enfocados en la parte directiva y no tanto en la parte operativa. En ese sentido ya no se puede atender todas las obras en forma personal, por eso nos encargamos de formar gente que a su vez tienen más responsabilidad, pero siempre bajo nuestra directiva que somos los fundadores, estamos muy de cerca de todo.

¿Todavía hay mucho trabajo en el segmento a nivel local?

En Asunción hay mucho por hacer, porque existen muchas personas que no tienen vivienda, personas de clase media, media alta, y es ahí donde entramos los desarrolladores que tenemos que conseguir llegar que esa gente tenga que hacerse de casa, departamentos compactos principalmente.

Siempre les digo a mis hijos que van a vivir en departamentos, mis padres vivieron en casa, pero ustedes van a vivir en departamentos compactos, hacia ahí vamos eso es irreversible, nadie va a parar la ciudad y vamos a seguir siendo el Paraguay de hace 20 años. Asunción mismo es inviable desde el punto de vista económico, administrar una ciudad con poca población, se tiene que densificar, eso son las cosas que uno tiene que mirar y nos da la confianza en seguir y desarrollando otras ciudades además de Asunción, como Cuidad del Este.

 ¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Particularmente tengo mi preferencia hacia los deportes individuales, me gusta mucho el golf, el tenis, y el buceo también lo practico cada vez que puedo.

¿Cuáles su mayor satisfacción en lo personal?

Personalmente uno siempre tiene, pero una de mis principales satisfacciones es que mi hijo mayor haya culminado su carrera universitaria, que es una meta para mí porque es el primero de mis tres hijos y es como una misión cumplida. De ahora en más me queda acompañar a mis dos hijas a que lleguen a un título universitario y que se inserten a la sociedad y que sean personas útiles a la sociedad, que es lo que pido siempre a mis hijos.

¿Cuál es el mensaje para los jóvenes?

El mensaje que les quiero dar es que se motiven a trabajar desde joven y por sobre todo con honestidad, así para cuando llegue a los 50 años poder administrar todo lo que uno construyó.

Ficha personal
Fecha de nacimiento: 15 de noviembre de 1964
Lugar de nacimiento: París, Francia.
Padres: Antonio Salum Flecha, Beatriz Pires de Salum.
Esposa: Hilda Silva.
Hijos: Joaquín (23), María Arlette (21) y Jazmín (15).
Filosofía de vida: “Lo importante no es llegar a la meta, sino el camino que recorramos para llegar a ella”.