EL CUIDADO DE LAS PLANTAS EN VERANO

107

Existen cuidados específicos para mantener las plantas  en verano. Así, unas necesitarán mayores dosis de agua y luz que otras y, por tanto, una ubicación diferente, ya sea en macetas o en el mismo suelo. Saber distinguir entre las necesidades requeridas por cada tipo es un factor esencial que hará que nuestro jardín se desarrolle satisfactoriamente.

 

REGAR: CÓMO, CUÁNDO Y CUÁNTO

El riego debe suponer el aporte necesario para cada planta: ni más, ni menos. En la dosificación exacta está el éxito de su desarrollo. Las características de la tierra y de la planta determinarán el volumen de los aportes. Las tierras arenosas apenas retienen el agua, por lo que se debe calcular la dosis antes de regar. Las arcillosas, sin embargo, se encharcan mucho antes y pueden dar la sensación de saturación sin que el agua llegue a la zona de enraizado. Aunque siempre es mejor regar al atardecer, para evitar la evaporación inmediata, en otoño e invierno se puede hacer por la mañana, directamente bajo la planta, con un tubo o embudo.

En los primeros días de sol es mejor añadir el agua al plato de las macetas, para que las raíces la absorban y no se dañen los brotes. Aun en los días de sol, la tierra de las plantas puede mantener buenos niveles de humedad en su interior, que se debe verificar introduciendo un palo y comprobando que sale empapado. Esta tarea es imprescindible para evitar que la planta se ahogue, pues tendemos a pensar que nunca está lo suficientemente surtida de agua.

 

EL ABONO

En principio las atenciones se centran en la cantidad y frecuencia de los riegos, y un abonado proporcionado, en lo posible utilizando el específico para cada caso o especie. Afortunadamente, en el mercado existe un sinfín de abonos formulados para cada característica, así por ejemplo, las plantas de flor tienen uno determinado, las plantas verdes el suyo, las acidófilas también, lo mismo sucede para geranios, palmeras, bulbos, rosales, etc.

Es mejor, abonar con más frecuencia pero en menor cantidad. Un exceso de fertilizante es difícil de reparar, siempre será más fácil añadir un poco más si la planta no crece o la floración es pobre.

Si se tiene la práctica de alimentar a las plantas con los restos del café o té, cáscaras de huevo, el agua de cocer verduras, o cualquier otro tipo de abono natural, habrá que rebajar la dosis de abono químico. El exceso de alimentación perjudica gravemente a las plantas. Es preferible alternar los dos tipos de abono, uno cada semana o cada diez días.

En las plantas de hojas ornamentales es muy apropiado utilizar un abonado foliar, complementando a la fertilización del sustrato

CUIDADO CON LAS PLAGAS

La aparición de las temidas plagas también es algo típico de la época estival, impulsadas por el calor, la humedad o bien por la falta de la misma. En cuanto se haga evidente que un ejemplar está afectado por cualquier plaga, hay que separarlo del resto de plantas y a continuación, averiguar de qué mal se trata y combatirlo con un producto específico.

Hasta que no se esté seguro que la plaga ha desaparecido por completo no se debe arrimar la planta a otras. Es muy importante no abonar una planta infestada, el abonado es un alimento para el vegetal, no un tratamiento; aunque una planta bien alimentada es más difícil que sea invadida.

 

LAS PLANTAS DE INTERIOR

En cuanto a las plantas que se encuentran en el interior conviene que se les dé un rociado de agua prácticamente a diario, las ávidas de humedad como los helechos, caladiums o calatheas, precisarán de varios rociados al día. Las plantas resisten mejor una ligera sequía que un cepellón siempre empapado en agua. En general, casi todas las plantas de interior toleran mejor la falta de humedad en el sustrato que ambiental, una atmósfera seca arruinará con seguridad el follaje, por mucho que el sustrato esté bien regado.

 

LIMPIEZA DE HOJAS SECAS

Tan importante como regarlas es mantener las plantas libres de hojas y flores secas, que seguirán absorbiendo agua y frenarán el desarrollo de las partes sanas. Asimismo, el polvo y la suciedad no las dejarán respirar. Es posible pulverizarlas con agua jabonosa aclarando después abundantemente. Además, este método alejará a los parásitos, una tarea muy importante en los trabajos de jardinería. Conviene llevar a cabo cada cierto tiempo y de manera periódica una limpieza general en nuestro espacio verde.

 

 

 

 

EL CUIDADO EN VACACIONES

Si te vas más de 15 días fuera de casa, lo más inteligente y recomendable es que dejes a alguna persona responsable al cargo del cuidado de tus plantas. Por una ausencia de tanto tiempo, no hay ningún truco mágico para que tus plantas no sufran. Si tu ausencia va a ser hasta un máximo de 15 días, existen trucos caseros geniales para el cuidado de tus plantas:

Lo primero que tienes que tener en cuenta, es que debes dejar tus plantas lejos de la exposición directa del sol, ya que esto las secaría mucho más rápido, y lo que queremos es que las plantas aguanten perfectamente húmedas todo el tiempo que estemos fuera.

Lo mejor es dejarlas en una habitación a la que le entre luz pero sin que los rayos del sol lleguen a tocarlas, también es conveniente dejar algún barreño de agua por el suelo de la habitación para que al evaporarse el agua se humedezca el ambiente.

PLANTAS RESISTENTES PARA LA TEMPORADA

En esta edición, queremos recomendar las plantas que alcanzan mayor esplendor o destacan más durante los meses veraniegos. Esto no significa que puedan resistir o estar sometidas a un calor extremo o a períodos de sequía, sino que son plantas que se adaptan fácilmente a las altas temperaturas y son capaces de resistir el período más caluroso del año. Comprobemos de qué plantas se trata.

Existen flores y árboles muy típicos del verano. Nombrando algunas, la Surfina o petunia colgante y la Verbena Repens son plantas ideales debido al amplio abanico de colores. En relación con lo que apuntábamos previamente, La Surfina, por ejemplo, es una planta que necesita de abundante agua mientras que la Verbena exige riegos, pero más dilatados en el tiempo.

En cuanto a árboles que soportan muy bien la época veraniega podemos recomendar las especies arbóreas Lagestroemia o la Albizia julibrisim. Cada una de ellas necesita de riegos particulares: la Lagestroemia requiere de riego moderado, mientras que la Albizia necesita un riego distante aunque de mayor cantidad.

Si salís de vacaciones, lo primero que tenés que tener en cuenta, es que debes dejar tus plantas lejos de la exposición directa del sol, ya que esto las secaría mucho más rápido, y lo que queremos es que las plantas aguanten perfectamente húmedas todo el tiempo que estemos fuera.

La aparición de las temidas plagas también es algo típico de la época estival, impulsadas por el calor, la humedad o bien por la falta de la misma. En este caso, lo primero es separarlo del resto de plantas y a continuación, averiguar de qué mal se trata y combatirlo con un producto específico.