L’ACERIE: No existen proyectos pequeños

229

L’ACERIE fue fundada en el año 1997, aliados con la empresa SAETA, industria pionera en el mercado del acero desde 1947. En sus inicios, fue la unión de dos familias que decidieron trabajar como una sola apostando al crecimiento de nuestro país.

Esta familia fue creciendo hasta lo que es hoy en día, una empresa de capital 100% paraguayo, desde su inicio es una Industria metalúrgica dedicada a la producción y comercialización de productos terminados de acero tanto a nivel nacional como internacional; buscando día a día proveer productos de alta calidad, y brindar una excelente atención al cliente, estableciendo con ellos relaciones sostenibles en el tiempo, queriendo ser la razón de las cosas que duran para siempre.

Cuando uno elige trabajar con acero, elige hacer algo que va a permanecer en el tiempo, algo importante; una idea, un sueño, una solución, un futuro, desde L’ACERIE, trabajan para que las buenas ideas de hoy, sigan estando para las generaciones que vienen después. Por eso se comprometen con la visión de “Hacer que lo bueno dure”.

Sus pilares son sus valores, son convicciones en las que quieren basar sus acciones, en todos los niveles, en algunos casos, son valores afianzados. En otros, valores a desarrollar, pero en todos los casos, son la base de sus acciones, decisiones y forma de trabajar. La honestidad, integridad, excelencia, competitividad, la orientación al cliente y las relaciones satisfactorias con sus proveedores.

Actualmente trabajan en la expansión minorista, a través de la marca LAFERRÉ. Buscando llegar al consumidor final en su zona geográfica de trabajo. Llegar al lugar donde se encuentra el herrero, facilitarle la compra y la entrega de sus insumos de trabajo, independiente a eso, trabajan constantemente en mejorar las relaciones con clientes, funcionarios y proveedores. Es parte de la cultura de mejora continua que caracteriza a L’ACERIE en todos los niveles de la organización.

Situación económica-financiera actual de nuestro país.

Siempre optimista, en la medida en que los paraguayos se mantengan unidos, fieles a las creencias y valores, irremediablemente se llegará a buen puerto y a un crecimiento sostenible.

Afrontando cualquier situación que se presente, siempre trabajando y apostando a la mano de obra paraguaya y al esfuerzo en equipo. Trabajando, haciendo lo que saben, lo mejor posible, es imposible no triunfar.

El gobierno debe de apostar siempre a la mano de obra y a la industria paraguaya. Consumir lo que el país produce, crecer con lo nuestro. Todo crecimiento implica un desafío y cada paso que se realiza como empresa, como familia, implicó un desafío constante.

“El desafío es parte intrínseca en una cultura de mejora continua”.

El mayor logro de L’acerie es ser lo que hoy son, cada logro sin importar su tamaño los acercó a donde están actualmente, a ser una empresa reconocida y firme en el mercado nacional e internacional. Una empresa que da trabajo a muchas familias paraguayas, que aporta a la economía del país y que apuesta cada día a la excelente calidad de los productos que fabrican y de los servicios que brindan

La cultura de mejora continúa instalada en la mentalidad de cada uno de los integrantes de esta gran familia. El compromiso diario de cada una de sus partes. La convicción que todos tienen de que verdaderamente “hacen que lo bueno dure.”

La meta siempre es crecer, mejorar, de manera sostenible y en todos los niveles de la organización. La política de calidad de L’ACERIE, está basada en buscar la satisfacción y fidelidad de sus clientes, ofreciéndoles productos de alta calidad y una excelente atención dentro de un clima laboral agradable de una cultura de mejora continua, comprometidos con su sistema de gestión de calidad ISO 9001:2015 y en cumplimiento con los requisitos legales y reglamentarios.

La aplicación de esta política en cada una de sus acciones los ha llevado a lograr estos 22 años de trabajo digno y de crecimiento constante.

Agradecen a Dios, por permitir hacer lo que aman y por cada uno de los miembros que forman parte de esa gran familia.