Nueva sede del Comité Olímpico de Suiza, un extraño diseño de flor

261

Ubicada en la ciudad de Lausana que sigue cinco conceptos: movimiento, transparencia, flexibilidad, sostenibilidad y colaboración. Sus escaleras interiores recuerdan los cinco anillos olímpicos.

Luego de tres años de obras, el próximo 23 de junio se inaugurará la nueva sede del Comité Internacional Olímpico, ubicado en el barrio de Vidy, a orillas del Lago Lemán, en la ciudad de Lausana,Suiza.

La nueva construcción tiene 22.000 metros cuadrados cubiertos y sus escaleras interiores recuerdan los cinco anillos olímpicos. Allí trabajarán 500 empleados.

El estudio de arquitectura que tuvo a cargo la obra es  el estudio danés 3XN, que luego de ganar la licitación se unió a la firmaIttenBrechbühl para supervisar la construcción. El diseño tuvo en cuenta cinco objetivos clave: movimiento, transparencia, flexibilidad, sostenibilidad y colaboración, cada uno de los cuales traduce los principios fundamentales del movimiento olímpico en forma integrada.

«Fue la esencia del movimiento olímpico y sus valores que sirvieron de base para la inspiración del diseño», explica Kim Herforth Nielsen, cofundadora y directora de 3XN y agrega que «nuestro diseño prioriza la transparencia y el flujo para facilitar y fomentar la interacción, la comunicación y el intercambio de conocimientos, y para crear un espacio de trabajo altamente eficiente y sostenible «.

El diseño permite que el trabajo diario y los movimientos del personal sean visibles a través de la fachada transparente, para reflejar el juego limpio.

En el interior se destaca una escalera, de roble, que hace referencia a los emblemáticos anillos olímpicos, eleva toda la altura del edificio y conecta los cinco pisos a través de un atrio central. Tanto la escalera como su periferia definen el área central donde se desarrolla la actividad social promoviendo un sentido de comunidad. Los espacios de exposición, una cafetería y salas de reuniones también se organizan alrededor de la escalera central.

En el exterior, en tanto, la fachada del edificio rinde homenaje al espíritu olímpico al emular los movimientos de un atleta.

El edificio responde a las normativas de sustentabilidad y de eficiencia energética local e internacional. “El 95% de los materiales de la construcción anterior fueron reutilizados o reciclados” comenta Jan Ammundsen.

La envoltura del edificio permite un excelente aislamiento a través de la hermeticidad y el triple acristalamiento en la parte interna de la fachada. El equipo sanitario eficiente en agua y la captura de agua de lluvia reducen significativamente el consumo de agua del edificio, mientras que los paneles solares colocados para resaltar el diseño del techo minimizan la necesidad de electricidad de la red.

La nueva construcción costó 148 millones de dólares y fue financiada por fondos privados. Se trata de la primera etapa de una serie de inversiones para organizar los Juegos Olímpicos de la Juventud en Lausana el año próximo.
Fuente: Calrin ARQ