Un recorrido de estación a estación “Los inicios del ferrocarril en Paraguay”

499

En 1831 en los Estados Unidos aparecía el primer servicio de tren a vapor; en ese año aparecía una maquina denominada Bull que fue traída de Inglaterra, que conducía tres pequeños carros con capacidad para seis pasajeros. El 23 de octubre se inaugura el gran ferrocarril de San Francisco a Nueva york más conocido como Unión Pacífic Road. España fue el segundo país en contar con un ferrocarril.
El primer tren de pasajeros y cargas en Sudamérica ingresó el 17 de mayo en 1851 en el Perú, se adelantó siete meses al de Chile que corrió por primera vez el 25 de diciembre de 1851. La locomotora La Callao hizo su entrada inaugural el 5 de abril de 1851, fecha en que se inicia el servicio comercial efectivo, La Callao fue una de las tres máquinas fabricadas en Inglaterra a pedido de Perú.
En Argentina se inaugura el 30 de agosto de 1857 la línea inicial del ferrocarril Oeste, y fue la primera extensión ferroviaria que conoció este país.
El 22 de febrero de 1862 se iniciaron los trabajos para una conexión férrea entre Argentina y la Ensenada y para ello contrataron al ingeniero Whellwright, quien también dirigió la construcción del Ferrocarril Central Argentina destinado a unir Rosario con Córdoba.

El ferrocarril en Paraguay.
Luego de ocupar la presidencia a la muerte del Dr. Francia, don Carlos encaró con firmeza la modernización del país. Envío a su hijo Francisco en misión diplomática y comercial a Europa, contrató técnicos para residir aquí, modernizó la flota militar y mercante, abrió oficinas de negocios en otros países, apoyó la educación y fomentó las obras de infraestructura.

Entre esas obras resaltaba un medio relativamente nuevo que revolucionaría el transporte en el mundo entero: el ferrocarril. Con una visión progresista encaró los primeros trabajos a partir de 1854 y luego solicitó a los agentes del Paraguay en Europa, la compra de todo lo necesario para que tuviéramos un tren.

En 1856 se iniciaron los estudios para la expansión de una línea ferroviaria desde Asunción hasta Paraguarí, cuyo primer tramo entró en funcionamiento en 1861. Luego de la guerra de La Triple Alianza con la concesión de la empresa a manos inglesas, el servicio se extendió hasta Villarrica y en 1913 llegó hasta Encarnación.

Las iniciativas datan de 1856, aunque recién 5 años después el primer tren hizo su aparición. El 14 de junio de 1861 se hizo el primer paseo en el ramal urbano desde la estación hasta el puerto, por lo que puede considerarse al tren paraguayo como uno de los primeros en funcionar en el continente de Sudamérica.
El 21 de octubre de 1861 se inauguró el ferrocarril del Paraguay. El mismo era el único medio de transporte ferroviario; un siglo más tarde después de haber estado en manos de empresas privadas desde 1889, la empresa ferroviaria volvió a ser del estado. Y en 1999 dejó de funcionar, siendo el último tren suburbano con locomotoras a vapor de toda Sudamérica.
El tren está a la deriva a pesar que desde el 2002 hay un proyecto de rehabilitación completa del ferrocarril. Hoy ya es considerado como uno de los patrimonios arquitectónicos del país, la estación del Ferrocarril es utilizada como sede de eventos artísticos y culturales y cuenta con un museo, el Museo Histórico Ferroviario ubicado en la Estación Central del Paraguay. De acuerdo a los folletos turísticos paraguayos, el Paraguay posee el último ferrocarril a vapor en el mundo, conservando sus antiguas estaciones y los talleres en Sapucai.

Las estaciones del Ferrocarril Carlos Antonio López son: Asunción, Jardín Botánico, Luque, Areguá, Ypacarai, Pirayu, Paraguarí, Sapucai, General Bernardino Caballero, Tebicuary, Villarrica, San Salvador (desde esta estación se desprende el ramal a Abaí) Maciel Yegros, Yuty, General Artigas, Coronel Bogado, Encarnación, Pacú Cua. Desde allí el ramal cruza el puente internacional San Roque González de Santa Cruz hacia Argentina.

El melancólico pitar de los trenes que generaban intensos movimientos de máquinas y personas a lo largo de las vías, hoy son ya parte de nuestra historia.