VIVIENDA UNIFAMILIAR MO

309

Ésta es una vivienda que intenta fusionar el estilo colonial y tradicional: techos altos, muros a la lona blancos, cerámicas típicas y mucha madera.

Un punto muy importante tenía que ver con la existencia de varios árboles de proporciones considerables, entre ellos 3 lapachos y un árbol de pomelo que se deseaban conservar.

Son estos árboles los que determinan la implantación de la casa.  El protagonista principal de la misma un lapacho rosado que está enmarcado por la escalera de acceso a la planta alta, quedando éste en el interior de la vivienda y determinando así la disposición de los demás espacios.

Con una orientación longitudinal de norte a sur se pueden lograr grandes ventanales permitiendo así el ingreso de mucha luz natural, pero sin introducir luz solar directa. Esta luz se maximiza especialmente en el living social, con un ventanal de proporciones considerables  al norte, y por el sur la luz que ingresa del techo vidriado que acoge el lapacho interior, se logra una amplitud del espacio existente mediante una doble altura que contiene dos imponentes cabriadas de madera, dando así mucha calidez y luminosidad  al ambiente.

También destaca una cocina integrada con el estar íntimo y con el exterior, siguiendo el deseo de los propietarios de fomentar la integración de las actividades en familia.

La cocina da a un jardín seco donde se aloja el tercer árbol existente, el pomelo, y se convierte en una expansión para la cocina y el comedor.

Otro elemento importante es la incorporación de un mural hecho a medida y a mano por una destacada artista local, lo cual le da un carácter resaltante al acceso principal y constituye un anticipo del estilo de la vivienda.