CASA CENTRAL

92

ESTUDIO DAYAN – EL SALVADOR – ARGENTINA

Las ideas que promovieron las decisiones estéticas de este proyecto están relacionadas con la intención de reinterpretar los usos  del barrio y las expectativas estético funcionales del propietario. Hasta hace sólo unas décadas el área donde se implanta la obra estuvo colmada de talleres mecánicos, galpones industriales y talleres de herrería pesada y liviana; algunos de ellos sobreviven al paso del tiempo y son conocidos en la zona. El propietario tuvo, naturalmente, intenciones expresivas ligadas a la industrialización, a la idea de “loft” y a la construcción racionalizada.

Esta diversidad de condimentos se conjugó para generar un único concepto unificador. Eso que fue un concepto es hoy esta obra: de bajo mantenimiento, de espacios amplios y flexibles, de lenguaje industrial pero de composición vanguardista, de mixtura de usos y adaptabilidad de crecimiento, de volumetría minimalista y conceptual, de forma articulada, de repuestos utilizados en la mecánica automotriz pero de innovación arquitectónica, de rusticidad intencionada y de precisión buscada, de frialdad exterior y calidez interior; y de fachada siempre cambiante. Usamos materiales nobles y de bajo mantenimiento como el hormigón, de encofrado fenólico, que no fue revocado; no solo por economía de recursos sino como argumento compositivo, para exaltar la expresividad del material (material cultural por excelencia en la construcción de nuestro país).

El revestimiento exterior está formado por paneles fijos y rebatibles de chapa galvanizada microperforada que no solo cumple su función como sistema de oscurecimiento y seguridad, sino que brindan una constante variación en la fachada de acuerdo a como va envejeciendo ese material con el paso del tiempo. Los pisos interiores son de porcelanato simil madera que se adecúa perfectamente a la diversidad funcional de interiores y balcones. El núcleo de servicios está revestido en placas de madera enchapada, que reviste con calidez pero contrasta con el hormigón del cielorraso. La caja flotante, de remate superior está revestida con chapa negra y todo el volumen es de construcción totalmente en seco. Algunas terminaciones son de precisión (herrería, aluminio, madera y vidrio), mientras que otras son más bien rústicas (hormigón y revoques).

EL BARRIO
La obra se encuentra ubicada en el barrio de Palermo, más precisamente en el área conocida como “el Soho”. Esta zona se caracteriza por ser un circuito comercial de gran movimiento tanto de día como de noche, debido a su feria artesanal de su Plaza central y a la gran cantidad de bares, restaurantes y tiendas de vanguardia de diseño que la rodean. Conocido por ser el epicentro de una explosión bohemia en la ciudad, con un público de múltiples nacionalidades, este barrio sigue siendo hoy hogar de escritores, pintores, músicos, filósofos y psicoanalistas.

EL EDIFICIO
Se implanta sobre un terreno de 8 x 30 ubicado en la Calle El Salvador.  Se propuso un programa mixto que incluye tres niveles de oficinas, dos niveles de viviendas y un local comercial en planta baja. Lograr la flexibilidad que el mismo requería fue el mayor desafío debido a la medida acotada del solar. El edificio está compuesto por un único volumen compuesto por un núcleo central de servicios. Este volumen contiene 2 unidades por planta, una al frente y otra al contrafrente, cada una con una expansión propia y una mochila de servicio con parrillas e instalaciones de acondicionamiento térmico.

Retirada de la línea de frente, una caja flotante, actúa de remate, desarticulando la continuidad de la fachada y evidenciando un programa diferenciado para los últimos niveles. La planta baja es semi-libre y conecta los espacios guardacoches, el acceso peatonal lateral y el local comercial al frente. En los 3 primeros pisos se decidió colocar las oficinas por ser las unidades más operativas y de mayor afluencia. Se optó por mantener una composición de planta totalmente libre en la que se deja prevista la posibilidad de separar o unificar unidades para adaptarse a las necesidades de los diferentes ocupantes que las habiten. En los 2 niveles superiores, alejados de una vía de alta actividad vehicular y peatonal, se encuentran las viviendas en dúplex con un carácter más tranquilo y apartado.

Las unidades tienen una primera planta que contiene las áreas más públicas; cocina integrada, comedor y estar, y una segunda planta con el área íntima; los dormitorios y servicios. En la azotea se ubica el solárium, abierto y flexible, permite la posibilidad de crear un sector verde o una pileta sin fin con vistas abiertas a la ciudad. Los consumidores de estas nuevas tipologías son en general profesionales ligados al diseño, profesionales independientes y residentes locales de clase media y alta que se ven atraídos por el aire joven e innovador que impregna la zona.

COMPARTIR
Artículo anteriorLOGÍSTICA GUARANÍ
Artículo siguienteFÉLIX TORANZOS