CASA OJEDA

388

Arq. Stephanie Albuquerque – ENCARNACIÓN – PARAGUAY

El cliente vino junto a mí, buscando algo nuevo, que tuviera una decoración más juvenil, y que mantuviera ares de moderno, pero sin perder la esencia. Así que, en la reforma de la casa de los años 90, se echaron todas las paredes que no tenían función estructural, para que se puedan comunicar todos los ambientes. Se intentó mantener el piso original, pero
luego se vio que ya no aguantaría más la refacción.

Y al final, no se pudo aprovechar mucho de lo que estaba en el interior de la casa. El proyecto ganó un plano totalmente nuevo, brindando la integración de los espacios y una decoración basada en revestimientos diversos, tonos de negro y algunos toques de color
para que resalte la decoración. Uno de los primeros pedidos que se hizo, era de una mesa de pool, para cuando se reúnan los amigos. De ese pedido, donde primeramente iría estar en la planta alta – donde hay una antesala antes del dormitorio principal, se quedó la idea, pero se cambió de ubicación, y para mejor, fue trasladada junto a la sala de TV y el
comedor, mejorando e integrando aún más estos espacios.

La cocina, antes chica y cerrada, ahora tiene comunicación directa con el quincho – que se mantuvo con ares más rústicos – y con el restante de la casa también, siendo así el ambiente más transitado de la casa, donde tiene el papel de distribución y punto de encuentro. El estilo moderno de la decoración interior, contrasta con el exterior más rústico, de ladrillos vistos y madera, lo cual el cliente no quiso que se toque. La iluminación,
también en un estilo más moderno, para contrastar con algunas partes del cielorraso de madera, se da a travéz de muchos spots en la losa que hay en el sector de la sala de
TV, mesa de pool y comedor, y de colgantes distintos, un estilo me gusta mucho usar. Los colores son sobrios, trabajados básicamente el negro – como fueron elegidos los revestimientos exclusivos, importados de España usados en los detalles de la escalera y en la pared principal de la sala de TV, y en algunos muebles -, tonos de grises – que serián el empapelado y alfombra, pero con toques de colores, como el sofá y la pared
de fotos coloridas, trayendo los recuerdos vividos en familia, un poco más de color al ambiente y rompiendo un poco la seriedad del proyecto.”