Air Dwelling 1 (Arq. Marcela Carranza Vargas – Costa Rica)

519

La curiosidad por la vivienda y como mejorar por medio de esta la calidad de vida de sus habitantes, junto con el análisis del sitio, fue el impulso que dio inicio a el diseño de esta casa.

Emplazada en un sitio de 1008m2 en lo más alto de una colina, angosto, largo, de fuerte pendiente y arbolado en su parte inferior que se proyecta a una vista amplia del lado oeste de la ciudad y se extiende hasta el poniente.

Es por estas características del terreno que la propuesta se decide con una solución vertical que permita conservar el estado natural previo y aprovechar las diferentes visuales que esto genera, la copa de los arboles el cálido atardecer, y las estrellas.

La propuesta buscó darle solución al problema de como quebrar la configuración rígida de lo vertical. Se propuso una fachada frontal discreta, con el fin de no ser invasiva con su entorno y la apertura al paisaje, foco del proyecto.

El programa se dividió en tres, un gran volumen, que a pesar de su pesadez se siente flotado en el aire, por medio de la volumetría retirada y los ventanales del lado oeste en el segundo nivel y las columnas de concreto que comienzan anchas y terminan en una esbelta unión de acero que lo sostienen, este contiene los dormitorios.

El acceso a la vivienda, en el nivel principal, es por medio de un puente suspendido que recuerda el juego de la infancia y se convierte en balcón envolviendo el área social. Este puente atrae como imán a descubrir el paisaje lejano, mientras guía como vestíbulo externo, al interior de la casa. En este piso se encuentra un ducto de escaleras, eje conector, entre los diferentes niveles. Los grandes ventanales del lado oeste de la casa, logran un vínculo con lo lejano y traen lo maravilloso del entorno al interior de la vivienda, el espacio privado y seguro de sus habitantes, de manera que el límite de la casa son los celajes, las nubes, el sonido de las chicharras los pájaros y la sensación del viento.

Una terraza abierta la cual se prolonga entre la copa de los árboles, se encuentra en el nivel inferior, esta terraza de carácter más informal se presta para diversos usos desde meditación hasta cine al aire libre.

Como estrategia pasiva sostenible la vivienda se impregna de luz y ventilación natural cruzada en todos sus espacios y los aleros y balcones salientes protegen del sol intenso del este y el oeste, procurando la salud y bienestar de los usuarios y el ahorro energético.
Los materiales piedra y madera teca certificada fueron utilizados estratégicamente para generar texturas, detalles y otorgar calidez.