Trucos para decorar bien la casa

484

UN AS EN LA MANGA: LA SENCILLEZ
Es más fácil acertar en la decoración cuando los muebles básicos -en el caso del salón, el sofá, la mesa de centro o el aparador- son piezas de diseño sencillo.

Un sofá con tapicería clara ofrece más posibilidades que una de color llamativo (rosa, naranja, verde…), ya que podrás añadir a tu salón una butaca o una alfombra en un tono intenso sin preguntarte: ¿combinará? El color menos problemático para el sofá, sin duda, es el blanco, seguido del gris claro.

Un aparador o una mesa de centro discretos -de líneas sencillas- te dejarán libertad para añadir muebles de cualquier estilo en el futuro sin necesidad de cambiar toda la decoración.

Las apuestas seguras: muebles sin adornos, con diseños básicos. ¿Qué acabados resultan más fáciles de combinar? El color blanco y las maderas claras, como roble o haya.

BUSCA LA LUZ
Una habitación oscura parece más pequeña. Además, la falta de luz hace que incluso los detalles en tonos vivos resulten apagados y tristes. Aunque no tengas un ventanal de suelo a techo, existen trucos para lograr que un ambiente parezca más luminoso.

Pinta el techo y al menos tres paredes en color blanco: reflejan la luz natural y la multiplican.

Viste la ventana con una cortina o un estor blanco. La idea es que maticen la luminosidad, no que la corten el paso.

Si el suelo es oscuro, busca alfombras claras que lo iluminen. Si tienen textura (lana, pelo largo, fibras…), lograrás que el ambiente, además de luminoso, resulte acogedor y cálido.

LAS TENDENCIAS, CON MODERACIÓN
A todos nos gusta tener nuestra casa a la moda, pero… ¿realmente quieres cambiar de sofá o de mesa de comedor cada dos por tres? Para evitarlo, limita la decoración “de tendencia” a complementos que se puedan sustituir sin alterar las piezas clave de la decoración.
Los mejores candidatos para tener una casa fashion sin quebraderos de cabeza (ni de bolsillo) son jarrones, cojines y la decoración de pared: cuadros, letras, guirnaldas, falsos trofeos…

LOS PAPELES, DE UNO EN UNO
El papel pintado crea una sensación de intimidad que se traduce en un ambiente acogedor. Pero, a menos que el espacio sea muy amplio, una habitación empapelada por completo corre el riesgo de parecer saturada. Dosifica el papel y limítalo a una sola pared: el efecto sorpresa resultará muy decorativo y lograrás dar sensación de profundidad a la pared sobre la que lo coloques.

NINGÚN MUEBLE DEBE ESTAR SOLO
Fíjate en esta imagen. Ahora tapa con la mano el cuadro y los jarrones colocados sobre el aparador, para eliminarlos visualmente. ¿A que pierde encanto? Una casa bien decorada no es sólo aquella que incluye muebles vistosos, sino la que añade un plus de estética con pequeños detalles. No es cuestión de abarrotar la superficie, basta con un complemento para que ningún mueble quede “desnudo”. Los recursos que siempre tienen éxito son:

En el caso de una mesa auxiliar, una lámpara. Lo ideal: que su base sea pequeña para que no ocupe toda la superficie, como un flexo.

Sobre una mesa de centro: en un extremo, un libro tamaño A4 con una portada vistosa (los de arte y viajes suelen ser muy decorativos); y en el extremo opuesto, un jarrón de tamaño medio (los que superan los 25 cm de altura son más difíciles de integrar).

En un aparador bajo, aplica el mismo criterio que para la mesa de centro, pero coloca un par de jarrones en lugar de uno solo.

Sobre un aparador alto, como el de la imagen, coloca una composición de jarrones de tamaño medio (dos o tres, con alturas escalonadas) o un par de velas.

UNIDOS POR UN SUTIL HILO DE COLOR
Es un recurso sencillo que tiene resultados muy atractivos. Consiste en tomar como referencia un color del ambiente y añadir un par de detalles más en el mismo tono. Evita incluir a muebles: así, cuando te canses del color elegido, podrás variar sin alterar el resto de la decoración.

En el salón, elige un cojín (en este caso, el diseño con rayas rosas); busca un plaid a tono (no hace falta que sea idéntico, pero sí que esté dentro de la misma gama) y añade una flor entonada (puedes colocarla en la mesa de centro o sobre el mueble del televisor).

En el dormitorio, puedes repetir el mismo juego con un cojín y una mantita doblada a los pies de la cama.

COPIA IDEAS QUE TE GUSTEN
Ojea revistas, navega en las redes, busca fotos inspiradoras en Pinterest… Recorta e imprime aquellas que más te gusten y haz tu propio cuaderno de decoración en casa. Los mejores interioristas