“SUBTERFUGIO” el pretexto de la silla

898

Es una Muestra de pinturas al óleo de Jorge Valladares Diéguez expuesta en celebración del 3er aniversario de Musa-Museo de Sillas de Asunción, apoyada por Silday- Espacio de Diseño.

En este proyecto el artista usa la silla como excusa para entrar en su mundo interior y dejar escapar 15 obras llenas de creatividad y fantasía que unifican y elevan nuestro espíritu a un nivel superior.

La silla se combina con otros temas del artista en convivencia armoniosa para transportarnos a un mundo surrealista y mágico donde lo más importante es la sintonía con los colores y las formas. La música, los peces y el mar, las curvas seductoras de una mujer… entre un sinfín de detalles hacen de esta colección de sillas pintadas al óleo obras valiosas y únicas salidas de las manos del pintor.

Jorge Valladares Diéguez es Arquitecto, Pintor, Diseñador y Fotógrafo aficionado cubano que considera a Paraguay su segunda patria.
Desde hace años viene marcando la diferencia en las artes plásticas de la urbe asuncena con un cubanismo acentuado por los colores del Caribe y una creatividad inagotable que nos regala un arte mágico y particular. Valladares reconoce la influencia de Pablo Picasso y Wifredo Lam así como otros grandes maestros del arte universal en su formación como artista.

En algún momento de mi formación artística me sentí solo -nos cuenta Valladares- Pero miré más allá del horizonte y descubrí una valiosa herencia; encontré a los grandes maestros de la pintura cubana y a otros artistas internacionales que me aportaron una visión muy amplia en el tratamiento de la forma y el color.

Valladares, gracias a su sólida formación puede pintar casi cualquier cosa y moverse con facilidad entre los estilos artísticos sacando lo más conveniente para la reelaboración de sus pinturas, a las que viene aporta una gran dosis de creatividad, entusiasmo y energía en un proceso experimental que va dando a luz una obra donde hay destellos de un estilo propio al que el artista en una de sus exposiciones le ha denominado “Estilo Valladares”.

Un artista se forja en el taller, delante del caballete así como una espada se forja al fuego.

Muchos me preguntan si en Paraguay se puede vivir del arte y yo les respondo que si es de dinero de lo que quieren hablar; también estoy interesado pero ese es otro tema que tiene que ver con el desarrollo financiero.

Si queremos hacer arte debemos solucionar el problema del dinero sin volvernos pintores baratos, sin repetir formas y colores a veces sin sentido, no es una cuestión muy fácil y por eso considero un lujo poder hacer un arte que se concentra en otros valores.

Yo nunca dejo de lado el estudio de la naturaleza y considero que mi pintura tiene una solida base realista por lo que en ocasiones vendo más las obras de paisajes, frutas y flores que las obras que son más personales y artísticas. Pero es la gente la que compra según su educación, sus gustos y necesidades por eso el artista lucha por imponer su propio modo de expresión.

Por otro lado las galerías de arte normalmente no buscan “pintores nuevos”, ellas son conservadoras y prefieren invertir sus recursos en los artistas reconocidos y/o consolidados ya que tienen mercado y venden con menos esfuerzo.

Es por eso y otras razones que es muy difícil vivir del arte en cualquier parte del mundo ya que se comienza como estudiante de dibujo y pintura y no como artista consagrado y en ocasiones, con mucho esfuerzo, solo se llega a ser considerado “un artista emergente”.

La técnica más utilizada por Valladares es la pintura al óleo y prefiere los formatos medianos o grandes para la realización de su obra, en la que se plantea difentes temas que combina y reelabora en series de pinturas con la que comúnmente nos sorprende e impresiona ya que cada vez es más solida su representación y más acertadas las soluciones cromáticas.

Los temas de sus pinturas son básicamente los estudios de la naturaleza convertidos en paisajes, bodegones, animales y objetos de diferentes texturas.

Se destacan entre sus protagonistas: El gallo, el pez, la mujer…

El recreo del artista consiste en la experimentación constante con la materia, la composición, el dibujo y el color por lo que Valladares piensa seguir sorprendiéndose así mismo diariamente en su Estudio Artístico ubicado en la calle Bartolomé de las Casas en Asunción, donde pasa la mayor parte del tiempo entregado al creación artística y la enseñanza de sus técnicas.