CÓMO COMBINAR ESTAMPADOS EN LA DECORACIÓN

539

Si quieres lograr un estilo único e inspirador en la decoración de tu hogar, no te pueden faltar los estampados. No solo las revistas y los catálogos de decoración pueden hacer gala de esas creativas combinaciones de estampados, tú también puedes usar estos consejos y lograr resultados igualmente armoniosos y sorprendentes.

Elegir el espacio y el objeto
Primeramente debes escoger el espacio y el objeto donde vas a usar los estampados. Puedes elegir un mueble como el sofá, las cortinas, una alfombra e incluso una lámpara o algún otro accesorio. Solo trata de que los elementos que elijas no estén agrupados en una misma zona de la estancia o ésta se verá demasiado recargada. Si tienes alguna zona triste dentro de la habitación, ésta será una opción ideal para introducir el estampado.

Combinar diferentes estampados
Debes perderle el miedo a utilizar colores, texturas y estampados, sé original. Precisamente de eso se trata, de combinar estampados con motivos diferentes como rayas con flores, cuadros con lunares o cualquier otra combinación que se te ocurra. Ahora sí, evita la combinación de temas que no lucen nada bien, por ejemplo un estampado de mariposas y uno de caballos. Siempre ten presente que independientemente del tamaño de la estancia, si usas más de tres tipos de estampados ésta se verá irremediablemente recargada.

Combinar texturas
Si lo piensas las texturas se pueden ver y comportar como estampados, por lo que son otro recurso a utilizar. Además éstas tienen la valiosa cualidad de diferenciar elementos similares con las mismas formas y colores, así que aprovéchalas para introducir variedad en objetos estampados que sigan el mismo patrón. Intenta también mezclar telas texturizadas con estampados, y verás que vas a lograr composiciones verdaderamente divertidas y originales.

Lograr armonía entre estampados
Una vez escogidos los patrones para los estampados, debes revisar que éstos se encuentren en armonía entre ellos. Puedes tener una combinación tan variada como un sofá con rayas, unos cojines con cuadros y unas cortinas de flores, siempre que estos elementos guarden cierta relación entre ellos y compartan la misma intención del espacio.

Para lograr esto puedes usar algunos trucos básicos, como elegir al menos un tono común que sirva de nexo entre todos los estampados, y tratar de que el resto de los colores no desentonen entre ellos. Ten en cuenta que los colores neutros suelen ser los más flexibles para realizar estas combinaciones. También debes cuidar de que todos los colores que elijas posean la misma intensidad.

Lograr diversidad
Si quieres lograr más diversidad aún, puedes atreverte a combinar estampados con diferentes tamaños. Para esto necesitas elegir qué objeto va a tener el estampado principal de la estancia, y el mejor candidato va a ser el de mayor tamaño. El resto de los estampados se deben subordinar al principal, por lo que deben ser más pequeños y discretos.

Finalmente solo te podemos aconsejar que seas tan creativo como puedas, y te salgas de los estereotipos de las combinaciones de línea que comercializan algunas tiendas que se vuelven comunes y aburridas. Innova y si el resultado obtenido no da una sensación visual agradable, siempre puedes replantearte la combinación y elegir de nuevo. A veces un detalle sutil puede ayudarte a encontrar el equilibrio adecuado para un espacio.